Karate Extraescolar

Para conseguir motivar a los niños y niñas, los juegos son parte fundamental dentro de la dinámica de la clase, ya que las cargas físicas y psicológicas no son iguales para un adulto que para un niño.

El Karate permite también adquirir buenos hábitos físicos y aprender disciplina, entrelazado con el respeto: saludar para entrar en la sala, permaneció en silencio durante la clase, escuchar y responder a las pautas, respetar a los compañeros y el profesor. También potencia y relaja: ayuda a canalizar el exceso energía y desarrollar autocontrol, al tiempo, a desarrollar seguridad en uno mismo.

Sin embargo fortalece la estructura ósea y muscular, también mejora la capacidad psicomotriz además de otorgar más elasticidad y plasticidad.
Contrariamente a lo que comúnmente se cree, la práctica del karate, no es una competencia con los otros, es realmente una constante competencia con uno mismo y una lucha para superar las propias limitaciones. El esfuerzo de conseguir ciertas metas, desde aprender una técnica hasta conseguir un grado o cinturón, permite al niño o niña tomar conciencia de sus capacidades y limitaciones, pudiendo aprender de estas y con el tiempo convertirlas en fortalezas.
Al mismo tiempo, la dinámica de la clase se desarrolla en grupo, esto permite aprender a trabajar y a cooperar con los compañeros.

Para una mejor asimilación, el karate infantil se divide en tres etapas básicas:

PRE-KARATE: Para niños y niñas de 3 a 6 años.
En esta etapa, de manera amena y divertida, los niños y niños son introducidos suavemente en el mundo del karate, respetando y dejándose respetar, canalizando su energía, entrando en una etapa que les permite explotar sus cualidades y sus potenciales.
Uno de los principales beneficios en este ciclo es que son capaces de incrementar su atención ante cualquier actividad: son estimulados para pensar y escuchar antes de realizar cualquier acción.

KARATE INFANTIL: Para niños y niñas de 7 a 10 años.
En este momento se empieza a tener un ingreso más real al camino del karate, se inicia formalmente el aprendizaje de formas, figuras y técnicas, que les permiten adentrarse en la disciplina del arte marcial (Budo).
Hay que tener en cuenta que este grupo y el anterior se pueden trabajar de forma mixta, ya que no todos los alumnos / as tienen las mismas capacidades de concentración, motricidad y lateralidad.

KARATE JUVENIL: Para niños y niñas a partir de 11 años.
En estas clases ya se trabaja de manera muy similar a las de adultos, prestando principal atención a apoyar y guiar el / la joven practicante, principalmente en las etapas de combate y competición.

La disciplina y el fortalecimiento son partes fundamentales. Desarrollar un Budo (arte marcial) mantiene los jóvenes alerta de malos hábitos y les permite tener una ocupación real y saludable durante su tiempo libre.

Consúltanos o solicita reserva para probar un día

.

14 + 4 =